Dicen que soñar con volar está relacionado con la libertad y nuestros proyectos de futuro. El vuelo simboliza el desapego del día a día y nos enfoca hacia nuestras metas y deseos vitales.
Todos hemos soñado alguna vez que volábamos, incluso siendo niños. Es un sueño fantástico con el que nos sentimos renovados y llenos de energía al despertar.
Estas cometas que hoy aprenderemos a coser están destinadas a los niños. No son solamente un elemento decorativo precioso. Quién sabe, igual son también la puerta hacia noches fantásticas llenas de experiencias estimulantes.
¿Te apetece proponerlas en tu taller?

Material que vamos a necesitar

  • Cordón P.200 Manubens, ancho de 8mm y color número 3.
  • Cinta de lino P.320 Manubens, ancho 25mm y en los colores 0, 416, 70, 629, 638 y 705.
  • Telas de algodón de colores.
  • Fiselina acolchada termoadhesiva.
  • Papel o cartulina para hacer el patrón.
  • Tijeras.
  • Máquina de coser con el hilo adecuado según el color de la tela.
  • La cometa, paso a paso

    El primer paso será cortar el patrón con forma de rombo en papel o cartulina. Nuestras cometas miden 20 x 30 cm, pero se pueden hacer de la medida que se desee.

    Colocamos el patrón sobre la tela en doble y cortamos.

    Repetimos la operación sobre la fiselina y cortamos también.

    Ahora que ya tenemos los tres trozos de tela, planchamos la fiselina en uno de ellos.

    Cortamos 30 cm de cordón para hacer la anilla que nos servirá para colgarla de la pared.

    Doblamos el cordón por la mitad (15 cm) y lo sujetamos por el derecho de la tela en la parte superior.

    Ahora cortamos la cola de la cometa. Para ello necesitamos una tira de cordón de 1,5 m de largo.

    La cola la sujetamos en el mismo derecho, justo en el extremo opuesto.

    Ahora colocamos el otro trozo de tela encima, derecho contra derecho, dejando salir el cordón de 1,5 m.

    Cosemos a máquina todo el borde, dejando un margen de 4 cm sin coser para poder girar la pieza. Si la cometa es mayor, dejamos un margen más holgado para poder dar la vuelta con comodidad.

    Le damos la vuelta ayudándonos del cordón y pasando la tela por el espacio que hemos dejado sin coser.

    Una vez la tengamos girada, nos quedará como se ve en la imagen. Cosemos los 4 cm que nos quedaban por cerrar.
    Hacemos un pespunte en forma de cruz que una los vértices del rombo y planchamos.

    Para hacer los lazos de la cola, cortaremos tiras de 20 cm de cinta de lino de diferentes colores.

    Y las enlazamos en el cordón. La cantidad ya la dejamos al gusto de cada uno.

    Y ya tenemos nuestra cometa terminada. ¿Fácil, verdad?
    Esta manualidad puede ir de maravilla para iniciarse en la costura a máquina. Y como hemos dicho al principio, la cometa se puede hacer del tamaño que el cliente o clienta desee y con las telas y colores más acordes con los gustos de cada uno.
    En el muestrario de cintas Manubens encontraréis todos los colores para combinar a la perfección.
    Y para grupos más avanzados, una idea que queda genial son las aplicaciones de patchwork con los nombres de los niños y niñas.
    ¡Seguro que estarán encantados de tener su cometa personalizada!

    Si te gustó compártelo en las redes:
    Menú